5 trabajos fascinantes que puedes conseguir con un título en psicología

El hecho de que se especialice en este campo no significa que pasará su carrera viendo pacientes en una oficina todos los días. imágenes falsas

En una encuesta de Cosmopolitan.com a casi 800 veinteañeros, las cinco especialidades más populares entre las mujeres encuestadas fueron psicología, inglés, biología, administración de empresas y sociología. Pero, ¿qué puedes exactamentehacercon títulos en estos campos? Cinco mujeres que se graduaron en psicología revelan sus trayectorias profesionales.

Alex Daly
Años:27
La licenciatura:LICENCIADO EN LETRAS. en psicología y español, Vanderbilt University (2010)
Trabajo actual:Crowdfunder, Vann Alexandra





Durante la universidad, hice una pasantía enNueva Yorkrevista. Pensé que tal vez el periodismo era el camino a seguir para mí. La pasantía se extendió una vez que me gradué y, después de unos meses, me di cuenta de que era hora de buscar otras oportunidades.

Mi primer trabajo remunerado fue ser el único verificador de hechos enWSJrevista. Realmente era más como un puesto de autónomo permanente. Me obligó a ser extremadamente detallista y me ayudó a darme cuenta de que no quería ser periodista o verificador de hechos.

Hacia el final de mi tiempo enWSJ, Estaba un poco atascado. Amaba la empresa, la gente y tenía una increíble cantidad de responsabilidad, pero no me interesaba el periodismo como carrera. Me encantaba estudiar cine en la universidad y un amigo tenía un amigo que trabajaba en una productora de documentales. Fui a una entrevista sin saber nada de producción. Y me contrataron. Era extremadamente ambicioso y estaba dispuesto a aprender.



Trabajé como gerente de producción, supervisando múltiples proyectos y escribiendo toneladas de solicitudes de subvenciones. La redacción de la subvención es lo que me llevó a donde estoy ahora. Un editor y productor de la empresa me vio escribiendo subvención tras subvención y pensó que era bueno recaudando fondos. Me preguntó si quería ayudar a recaudar fondos para su película a través de esta cosa llamada Kickstarter. Eso fue hace dos años y medio. No sabía qué era Kickstarter, pero siempre estuve interesado en probar cosas nuevas, así que hicimos su campaña juntos y tuvo mucho éxito.

La forma en que funcionó con él, y con todos mis clientes desde entonces, es que vino a mí con una idea y yo manejé toda la campaña. Esto incluye redacción de textos publicitarios, divulgación, marketing, prensa, producción de videos, participación de donantes, toneladas de correos electrónicos y muchas estrategias del día a día. Después de esta primera campaña exitosa, ejecuté otro Kickstarter para otra película, que también tuvo mucho éxito. La gente empezó a recomendarme a sus amigos para que realizaran sus campañas de Kickstarter para sus películas, y luego el blog de YACK Brooklyn me escribió y me apodó 'The Crowdsourceress'.

Empecé mi empresa, Alexandra ganó , este año. Ahora he realizado campañas de financiación colectiva para Neil Young, periodistas aclamados por la crítica, diseñadores de primer nivel y cineastas nominados al Oscar con una tasa de éxito del 100 por ciento. Mi última campaña para un documental sobre Joan Didion cumplió su objetivo en 25 horas.



Me encanta poder asociarme con personas en cuyos proyectos realmente creo. Es algo muy especial poder ayudar a estas personas a hacer realidad su arte, sus ideas y sus sueños.

Amie Harwick
Años:33
Grados:LICENCIADO EN LETRAS. en psicología, Universidad Politécnica Estatal de California (2006); Maestría en psicología clínica, Pepperdine University (2011)
Trabajo actual:Terapeuta matrimonial y familiar

Después de obtener mi B.A. En psicología, seguí trabajando como entrenadora personal en una gran cadena de gimnasios en Los Ángeles. Obtener mi título me ayudó a avanzar en esa empresa a un puesto de director, lo que me apoyó económicamente, pero no estaba relacionado con mi campo de estudio. Durante ese tiempo, hice mi propio video de entrenamiento dirigido a chicas punk rock y estuve en un programa en Discovery Health Channel llamadoEl desafío del cuerpo nacional- y ganó. Dejé la industria del fitness cuando regresé a la universidad para obtener mi maestría.

Al mismo tiempo que iba a la escuela y trabajaba como entrenadora, comencé a buscar trabajos extraños en Los Ángeles. Modelé para empresas de ropa, y para marcas de lencería y trajes de baño. También comencé a actuar como bailarina go-go, artista de circo y tragafuegos. Comencé a encontrar entusiasmo en la aleatoriedad del trabajo y la variedad de personas que conocía.

Incluso con una práctica completa, terminaré bailando y comiendo fuego de vez en cuando.

Mientras estaba en la escuela de posgrado, trabajé como pasante en dos organizaciones comunitarias de salud mental. Yo era terapeuta para clientes de bajos ingresos y por mandato judicial que a menudo tenían traumas graves relacionados con el abuso. Trabajé con delincuentes sexuales juveniles y adolescentes que eran víctimas de la industria del comercio sexual.

Después de graduarme, trabajé como pasante en práctica privada para dos terapeutas. Una vez que se gradúe con una MFT [licencia de terapeuta matrimonial y familiar], debe trabajar con un terapeuta certificado hasta que acumule las 3,000 horas (en California) para probar su propia licencia de MFT [certificada].

Veo a clientes con una variedad de problemas que van desde la depresión hasta preocupaciones sobre la sexualidad. Me encanta poder ayudar a los demás aplicando mi comprensión del comportamiento humano. Este trabajo también llevó a un contrato de libro para escribir La nueva Biblia sexual para mujeres .

Incluso con una práctica completa, terminaré bailando y comiendo fuego de vez en cuando.

Fahmida Y. Rashid
Años:37
Grados:LICENCIADO EN LETRAS. en psicología, Barnard College (1999); Maestría en periodismo, Universidad de Columbia (2005)
Trabajo actual:Escritor de tecnología

Sabía que iba a trabajar en tecnología, pero no tenía ganas de estudiar informática. En cambio, estudié psicología, un campo que me fascinaba. Trabajé para el departamento de informática de la universidad. Todo lo que sabía sobre tecnología era práctico y, como me apasionaba, el departamento me recompensó con más responsabilidad.

Después de graduarme, me uní a PricewaterhouseCoopers como desarrollador de software. Para conseguir ese trabajo, me conecté con gerentes de contratación, me acerqué a personas que se habían graduado un año antes y enfaticé mi entusiasmo por el trabajo y que mi título en psicología no significaba que tuviera que estar en recursos humanos. Permanecí en ese trabajo durante tres años y luego otros tres después de que IBM lo adquiriera. Podría haberme cambiado a otra gran empresa, pero decidí dedicarme al periodismo tecnológico.

Mi primer trabajo de periodismo fue en Forbes.com como reportera de redes. En mi entrevista, le señalé al editor que muy pocos reporteros conocen la industria de la tecnología tan íntimamente como yo. La convencí de que tendría una ventaja al entrevistar a los ejecutivos de la empresa porque hablaba el idioma. Luego me mudé al sitio web de noticias de tecnología, CRN, que me ayudó a reforzar mi conocimiento de tecnología no relacionada con el software, ya que estaba a cargo de los informes de infraestructura. Finalmente terminé en eWEEK. Comencé como reportero de tecnología general, pero muy pronto, mi jefe me hizo escribir sobre seguridad de la información y redes.

Decidí hacer mi maestría en periodismo. No era necesario ya que tenía las habilidades y el conocimiento para mi trabajo, pero lo veía más como una red de seguridad para la competencia laboral en el futuro. El título me dio confianza, pero aparte de eso, no afectó mi carrera.

Actualmente, trabajo como reportero de seguridad para unas cinco publicaciones diferentes. Me reúno con piratas informáticos, escribo sobre los diferentes problemas de seguridad y siempre estoy aprendiendo cosas nuevas. Yo nunca estoy aburrido.

Drika Weller
Años:36
Grados:LICENCIADO EN LETRAS. en psicología, Southern Methodist University (2005); Doctor. en psicología del desarrollo, Universidad de California, Davis (2011)
Trabajo actual:CEO, The School Fund

Pasé mi juventud entrenando para convertirme en bailarina de ballet profesional e incluso había dejado la escuela en séptimo grado para seguir un entrenamiento intensivo de ballet. Terminé la escuela por correspondencia. Fui muy disciplinado, pero mirando hacia atrás, ¡fue una locura! Decidí retirarme como bailarina de ballet profesional a los 20 años porque quería tener un impacto más directo en la sociedad.

Comencé la universidad a los 23 años. En mi primer año, tomé un curso de psicología del desarrollo. Me cautivó cómo las experiencias tempranas en la infancia tuvieron un gran impacto en el desarrollo posterior. Le pregunté a la profesora si tenía oportunidades laborales para el verano. Cuando terminó el curso, me contrató para trabajar en su laboratorio. Recluté, programé y realicé estudios, entrevisté a padres y acompañé a los niños a través de diferentes tareas similares a entrevistas, capacité a otros investigadores universitarios, codifiqué interacciones grabadas en video y aprendí mucho sobre el desarrollo infantil. Me encantó la responsabilidad y el tema. Me encaminó hacia la escuela de posgrado.

Comencé a buscar oportunidades en las que pudiera aplicar mis habilidades a los programas comunitarios. Me ofrecí como voluntaria en la oficina de la senadora del estado de California Lois Wolk en Sacramento y trabajé en temas relacionados con la educación y la salud. También me ofrecí como voluntario en el Centro de Investigación de Políticas Públicas de UC Davis, donde traduje políticas de investigación, que a menudo implican dar sentido a los datos para informar un programa o proyecto legislativo. Después de un proyecto de investigación que realicé con niños institucionalizados en Rusia, cofundé un programa de recaudación de fondos para apoyar a los orfanatos allí. Estuvo activo durante dos años.

Después de la escuela de posgrado, gané una Beca de Política de Ciencia y Tecnología de la AAAS, un programa que lleva a personas con doctorados al gobierno y las políticas. Lloré cuando recibí la noticia. La responsabilidad principal era contribuir a la implementación de PEER, un programa de subvenciones que reúne a científicos de EE. UU. Y países en desarrollo para promover la investigación científica.

Durante la beca, que fue en Washington, D.C., me ofrecieron un puesto para trabajar en una oficina de inicio en la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional. La atención se centró en utilizar la ciencia, la tecnología y la innovación para lograr un impacto social. Yo venía de la academia y no sabía nada sobre cómo hacer campañas para financiar o crear asociaciones. Fue una curva de aprendizaje empinada. Me encantó la construcción de relaciones, iniciar nuevos programas y utilizar mi conocimiento del desarrollo infantil para programas y prácticas del mundo real. Pero también sabía que quería volver a San Francisco para reunirme con mi novio.

No hay muchos trabajos en el Área de la Bahía que se abran en mi sector, así que comencé a hacer muchas redes. Hubo una publicación en Idealist.org para un puesto de director ejecutivo en The School Fund. En lugar de postularme, le escribí al fundador y le di un breve resumen sobre mis habilidades, por qué estaba interesado en TSF y le pedí reunirme. Después de una serie de reuniones y entrevistas más formales, me extendieron una oferta de trabajo.

Ahora soy el director ejecutivo de The School Fund, una organización sin fines de lucro de financiamiento colectivo que recauda becas educativas para estudiantes prometedores en países de bajos ingresos. Mi trabajo es conocer estadísticas. Sé que en Nairobi, los estudiantes de The School Fund viven en Kibera, el segundo barrio pobre más grande de África. Allí, 1 de cada 4 adolescentes es violada cada año. Sé que las niñas en la India corren el riesgo de sufrir acoso en caminatas de una hora a la escuela y viven con padres que a menudo creen que el matrimonio precoz es una opción mejor y más segura. Sé que para las niñas y los niños de Ecuador, la educación es la alternativa al trabajo infantil. Todo eso hace que los dólares que financiamos colectivamente sean más valiosos y que mi trabajo sea más gratificante.

Nombre:Zainab Zeb Khan
Años:31
Grados:LICENCIADO EN LETRAS. en psicología, Loyola University Chicago (2006); EM. en psicología, Universidad Roosevelt (2008)
Trabajo actual:Artista visual y activista

Llevo pintando 16 años. El valor de la expresión siempre fue defendido en mi vida.

Durante la licenciatura y el posgrado, hice pasantías en marketing, escritura creativa, asesoramiento e hice un tramo bastante aburrido en un laboratorio, recolectando muestras de cuerpos de peces.

Mi primer trabajo en mi campo después de la escuela de posgrado fue hacer pruebas neuropsiquiátricas en el Hospital de la Universidad de Illinois. Fui responsable de realizar una serie de pruebas neuropsiquiátricas, calificarlas, ingresarlas y luego verificar las pruebas de otro colega del día anterior, ya que literalmente no había lugar para el error. Hubo días en los que pasé 14 horas en un lugar. El trabajo me enseñó a pensar de otra manera; sin embargo, literalmente no había lugar para el pensamiento creativo.

Comencé a trabajar con víctimas de violencia doméstica en clínicas de servicios sociales, con consultorios psiquiátricos privados asesorando a mujeres que sufrieron abuso, y luego fui a trabajar en un gran hospital psiquiátrico comunitario, donde escribí programas de terapia grupal e individual para pacientes que luchan contra la depresión. . Vi que la mayoría de mis pacientes llegaban con depresión y ansiedad graves, a menudo derivadas de la violencia doméstica. Estaba ofreciendo terapia basada en el trauma, pero me sentía impotente, ya que solo podía llegar hasta cierto punto. Fue entonces cuando comencé a enfocar mi trabajo en causas de justicia social que impactaban directamente en el bienestar y la seguridad de las mujeres.

Me inspiré en las experiencias de mis pacientes y sus emociones profundas, y usé esa energía para crear pinturas.

Mi arte comenzó a relacionarse de una manera muy cósmica. Me inspiré en las experiencias de mis pacientes y sus emociones profundas, y usé esa energía para crear pinturas. Me di cuenta de que este era un método de comunicación poderoso.

Mi arte se ha utilizado para la recaudación de fondos para el Museo Internacional de Mujeres, YWCA, UNICEF, el Proyecto de Escritura de Mujeres Afganas, la Fundación Aurat, BASIRA Reino Unido y muchas otras organizaciones que trabajan para acabar con la disparidad de género.

Mi trabajo ahora se enfoca en causas y campañas que se enfocan en temas de justicia social que abordan los derechos de las mujeres a escala global y local. Formo parte de la junta directiva del Afghan Women Writer's Project, un grupo de mentores sin fines de lucro que ayuda a las mujeres en Afganistán a encontrar espacios seguros para escribir y expresarse. Estuve involucrado en la película, Honor Diaries , que describe los delitos de abuso y asesinato por motivos de honor. Sigo trabajando con organizaciones internacionales sin fines de lucro. Vendo mi arte para ser subastado con fines benéficos y aplico mis habilidades de comunicación para crear campañas por causas, crear conciencia sobre cuestiones de derechos humanos, liderar objetivos de recaudación de fondos, redactar subvenciones y organizar grandes eventos comunitarios de concienciación.

También muestro mi arte en todo el mundo en exposiciones que se centran en narrativas femeninas o problemas humanitarios globales. Mirando mi viaje hasta ahora, realmente puedo sentir que he marcado la diferencia.