5 trabajos fascinantes que puedes conseguir con un título en biología

El hecho de que estudies el tema no significa que tengas planes de ser médico. imágenes falsas

En una encuesta de Cosmopolitan.com a casi 800 veinteañeros, las cinco especialidades más populares entre las mujeres encuestadas fueron psicología, inglés, biología, administración de empresas y sociología. Pero, ¿qué puedes exactamentehacercon títulos en estos campos? Cinco mujeres que se graduaron en biología revelan sus trayectorias profesionales.

Allison Hagendorf
Años:34
La licenciatura:B.S. en biología / biociencia animal, Penn State University (2001)
Trabajo actual:Presentador de televisión y entrenador de salud y fitness





Cuando era niña, quería ser Dick Clark, y cuando era adolescente quería ser VJ en MTV. Pero pensé que estos eran meros sueños, en la forma en que una niña dice que quiere ser una estrella del pop o un presidente. Viniendo de padres académicos, combinado con sobresalir en la escuela, seguí la ruta académica siguiendo mi otro sueño de convertirme en veterinaria.

Durante mis primeros tres veranos en la universidad, trabajé en un hospital de animales de compañía convencional, un hospital de animales holístico y, finalmente, mi trabajo de verano más memorable, mi trabajo en el Bear Mountain State Park Wildlife Rehabilitation Center. Preparé comida, mantuve hábitats y eduqué al público sobre los animales salvajes. El trabajo consistía en cortar roedores para las aves rapaces y recoger estiércol de castor con las manos enguantadas.

Si bien mis metas y sueños académicos continuaron evolucionando, estaba igualmente enfocado en potencialmente volver a visitar mis sueños originales de presentadora de televisión. Mi último verano antes de mi último año, subí a un autobús desde la casa de mis padres en los suburbios de las afueras de Manhattan hasta la ciudad y fui a todos los sellos discográficos para pedir hacer una pasantía gratis. Hice algunas conexiones geniales, pero sin oportunidades de trabajo, hasta que finalmente, un pequeño sello indie me dejó venir y almacenar CD para el verano.



Había regresado a la escuela durante aproximadamente dos semanas cuando recibí una llamada de un ejecutivo de Sony con quien me había reunido antes de realizar mi pasantía. Quería saber si estaría interesado en ser el representante de marketing universitario de Sony en Penn State, donde mi trabajo sería promover a los artistas de Columbia y Epic Records en todo el campus. Creo que me detuve por un enorme nanosegundo cuando exclamé: '¡Sí!'

Al graduarme, Columbia y Epic Records me ofrecieron un trabajo. Sabía que la leyenda de MTV VJ Matt Pinfield estaba haciendo A&R en Columbia Records, así que acepté el puesto de asistente en Columbia a pesar de que era para un departamento no relacionado. Conocí a Matt, y cuando fue el momento adecuado, le propuse crear un puesto para ayudarlo en la coordinación de sus álbumes. Una vez que obtuve su aprobación, lo llevé a Recursos Humanos y finalmente terminé sirviendo como la mano derecha de Matt, coordinando la producción de sus álbumes para artistas como David Bowie y Cypress Hill.

Durante los siguientes ocho años, busqué talentos sin firmar en todo el mundo y supervisé la producción de álbumes de artistas. Me encantaba mi trabajo como ejecutiva de A&R, pero con ese sueño de MTV VJ todavía en el fondo de mi mente, comencé a entrevistar a mis artistas solo para tener materiales de marketing adicionales. Comencé a organizar eventos como fiestas de lanzamiento de discos, el Lollapalooza Rockstar Brunch y un montón de eventos SXSW.



En ese momento, las marcas estaban comenzando a ingresar al negocio de la música al asociarse con artistas. Le presenté la idea a diferentes marcas y terminé creando 'Steve Madden Music' en 2008 con el magnate de los zapatos y fanático de la música Steve Madden. La serie web consistió en encuentros íntimos conmigo y con los artistas hablando sobre cómo la música y la moda van de la mano.

Esto llevó a una llamada telefónica de Fuse, el canal de televisión musical. Recibí una oferta de trabajo para ser uno de los anfitriones de la red. Hice esto durante tres años, entrevistando a todos, desde Eminem hasta Kings of Leon y Kenny Rogers, y cubriendo todos los festivales de música del país. Esta exposición me llevó a conseguir el trabajo como anfitrión de los CW.El siguiente, que era su versión deidolo Americano.

Mi próximo concierto de ensueño llegó poco después. Me pidieron que fuera el anfitrión oficial de la víspera de Año Nuevo en Times Square. Soy el anfitrión del evento en sí, subiendo al escenario en solitario y hablando con un millón de personas a través de Jumbotron en temperaturas bajo cero. Es más que asombroso.

Todavía tenía este anhelo de trabajar en el campo de la salud para ayudar a las personas, tal vez no como médico como había planeado originalmente. Entonces, además de mi concierto de anfitrión de Nochevieja, trabajo como asesora de salud privada. Recibí un certificado en asesoría nutricional y trabajo con clientes en objetivos de nutrición y acondicionamiento físico a través de mi negocio. Fit to Feast . De alguna manera logré hacer realidad todos mis sueños, por diferentes que sean.

Ángela Santin

Años:25
Grados:B.S. en ciencias naturales / biología, Universidad de Akron (2010); EM. en ciencias biológicas, Idaho State University (2012)
Trabajo actual:Investigador del cáncer en la Universidad de Cornell

Durante la universidad, recibí una beca de bioinformática que me introdujo en el campo de la investigación. Haría referencia a bases de datos para comparar secuencias de ARN para comprender el papel de [la hormona] grelina en el pez cebra. Trabajar en un laboratorio de investigación me ayudó a darme cuenta de que realmente disfruté juntando ideas sobre cómo funcionan las cosas y poder probar mis propias ideas.

Después de la escuela de posgrado, no estaba seguro de querer obtener un doctorado. Disfruté trabajar en un entorno universitario durante mi beca, así que busqué trabajos técnicos en sitios web universitarios y laborales. Vi un trabajo publicado en Cornell que quería a alguien que estuviera familiarizado con muchas técnicas que yo ya conocía, pero que también tuviera algunas técnicas con las que no estaba familiarizado que me permitieran progresar en mi aprendizaje.

Trabajar en un laboratorio de investigación me ayudó a darme cuenta de que realmente disfruté juntando ideas sobre cómo funcionan las cosas y poder probar mis propias ideas.

Conseguí el trabajo como técnico en un laboratorio de investigación del cáncer en la Universidad de Cornell. Soy responsable de la gestión del laboratorio y de la realización de experimentos. Hago pedidos de reactivos y equipos necesarios para el laboratorio. Me reúno con el investigador principal del laboratorio para discutir los experimentos que he completado y sus resultados junto con ideas para otros experimentos.

Disfruto trabajar con los estudiantes y verlos aprender a realizar investigaciones científicas. Sin embargo, como técnico, no tengo tantas oportunidades para escribir o solicitar becas, lo que he hecho anteriormente y realmente disfruté. Amo mi trabajo actual, y encaja muy bien para mí en este momento, pero este trabajo me ha abierto los ojos a más posibilidades para una carrera. Planeo realizar un doctorado. en unos años y, finalmente, tener un laboratorio propio en una universidad.

Mei Tsang
Años:39
Grados:B.S. en biología, Purdue University (1997); J.D., Facultad de Derecho de la Universidad de Illinois (2002)
Trabajo actual:Socio legal en Fish & Tsang LLP

Cuando decidí especializarme en biología, realmente no estaba seguro de qué tipo de carrera quería, pero mi madre tenía experiencia médica y siempre me ha inspirado.

Tuve una gran beca de trabajo en Washington, D.C. Trabajé en el Capitolio y pude ver cómo el Congreso funcionaba como una intersección entre negocios, política, derecho y ciencia.

Después de graduarme, trabajé como representante de ventas interno en Sigma Aldrich Fine Chemicals, un productor de kits químicos y bioquímicos, en St. Louis, Missouri. Tuve que aprender el arte de las ventas y poder hablar con conocimiento sobre todos los diferentes tipos de productos químicos. Hablé con los clientes todo el día, les proporcioné presupuestos y resolví cualquier problema durante el proceso de ventas.

Me quedé con Sigma durante un año y en ese momento decidí tomarme un año libre para concentrarme en estudiar y aprobar el LSAT. Vine a los Estados Unidos desde Hong Kong a los 13 años con muy poco inglés y no pensé que ser abogado fuera una posibilidad.

Regresé a Chicago y tomé otro trabajo de ventas en Curative Wound Care y asistí a la Facultad de Derecho de la Universidad de Illinois. Ese trabajo me brindó la flexibilidad que necesitaba para concentrarme en la escuela.

Mi primer trabajo legal fue como abogado asociado en un bufete de abogados nacional con sede en Chicago. Luego trabajé como abogado asociado en una firma en el condado de Orange, California. Uno de los socios, Robert (Bob) Fish, me dio más responsabilidades. Estuve involucrado en el trabajo de concesión de licencias y negociación y manejé varios asuntos de litigios. Tras dos años en este trabajo, Bob me pidió que me uniera a él con algunos otros para comenzar su propia empresa, Fish & Associates, en Irvine, California. En 2012, Bob me pidió que fuera su socio, y en 2014, cambiamos el nombre a Fish & Tsang LLP. Hoy tenemos 30 empleados en dos oficinas en California.

La ley de propiedad intelectual es un campo fascinante. Vemos las creaciones de las personas todos los días y, a menudo, esas creaciones son el trabajo de su vida. La capacidad de guiar con éxito a los clientes a través del proceso de propiedad intelectual para hacer realidad sus sueños es muy satisfactoria.

Carolyn Wang
Años:38
La licenciatura:B.S. en Biología, Universidad Elon (1998)
Trabajo actual:Líder de práctica de atención médica en la empresa de comunicaciones, WCG

Hice una pasantía en un hospital veterinario después de mi tercer año en la universidad. Si bien me encantaba interactuar con los animales, no podía soportar los procedimientos regulares que componían el trabajo diario, a saber, cortar las uñas a los gatitos y cortar las orejas a los perros. También me ofrecí como voluntaria en un hospital durante algunos años como traficante de dulces, y me encantó. Tuve una epifanía en la universidad cuando tomé un par de clases de filosofía oriental de que la medicina occidental está increíblemente desconectada del bienestar general de una persona. Me gradué inseguro de lo que iba a hacer.

Mi primer trabajo fue como coordinador de marketing para la agencia digital de un amigo [que] se enfocaba en las tres grandes compañías automotrices. Mis padres vivían en Michigan y yo estaba tratando de decidir mi próximo movimiento, así que me mudé con ellos durante unos nueve meses. Mi trabajo era un gerente de oficina glorificado, pero también aprendí cómo optimizar los sitios web y comencé a ayudar con los esfuerzos de ventas. Me mojó los pies con el arte de la llamada en frío, algo que me ayudó muchísimo cuando empecé en relaciones públicas.

Un año después, decidí mudarme a San Francisco. Me inscribí en una agencia temporal y conseguí un trabajo como coordinadora de garantía de calidad en Elan Pharmaceuticals. Fue un trabajo bastante aturdidor, que consistió principalmente en rastrear el inventario y completar informes increíblemente detallados. Me lavó un poco el cerebro en términos de atención al detalle. También aprendí que no quería trabajar en un laboratorio.

Encontré una pasantía en una agencia de relaciones públicas centrada en la tecnología, Alexander Communications (que fue adquirida por Ogilvy & Mather). Esto fue en el apogeo de la burbuja tecnológica en 1999, y quería ver de qué se trataba tanto alboroto. Mi experiencia previa en la agencia digital me había dejado una buena impresión, así que lo decidí.

Mi pago por hora significaba que estaba comiendo ramen durante la semana, pero las fiestas de tecnología se alimentaban considerablemente mejor y había muchas de esas.

La pasantía fue bastante competitiva, aparentemente, y el equipo que me contrató dijo que lo hizo porque tenía un título único que implicaba una mentalidad analítica y no tenía la típica especialización en comunicación o periodismo. Realmente disfruté de la gente con la que estaba trabajando. Los grandes comunicadores tienden a pensar rápido y tienen un buen sentido del humor, y en las agencias también tiende a tener un equipo más joven. Mi pago por hora significaba que estaba comiendo ramen durante la semana, pero las fiestas de tecnología se alimentaban considerablemente mejor y había muchas de esas.

Después de cinco años, estaba bastante agotado en el entorno de las grandes agencias y quería pasar al cuidado de la salud. Uno de mis colegas anteriores en Ogilvy me puso en contacto con el CEO de una agencia de seis personas enfocada en las comunicaciones corporativas biotecnológicas. En este caso, tanto mi gran experiencia como agencia como mi título fueron ventajas claras.

He estado en WCG durante casi 11 años y sirvo como líder de la práctica de atención médica de 40 personas. WCG es una empresa de comunicaciones global que sirve a la industria del cuidado de la salud. Creo que ir a una universidad de artes liberales me permitió explorar muchos temas diferentes y seguir mi curiosidad natural desde la perspectiva del cerebro izquierdo y derecho. En última instancia, de eso se trata mi trabajo: sintetizar datos científicos o técnicos y convertirlos en una historia convincente y digerible.

Sarah Edmonds
Años:33
Grados:B.S. en biología (2002) y M.S. en biología (2005), Universidad de Akron
Trabajo actual:Científico clínico senior

Cuando tuve mi introducción a la clase de biología, me fascinó la sección de ecología, así que pensé que sería fantástico ser ecologista cuando creciera. Durante mis dos años de estudios de posgrado, tuve una ayudantía que implicó llevar la educación científica a las aulas K-12. Llegué a enseñar ciencia a estudiantes de cuarto grado durante un par de años, lo cual fue muy divertido.

Mi primer trabajo después de la universidad fue como científico investigador en una pequeña empresa de biotecnología llamada Chantest. Trabajé en investigación y desarrollo, y probé nuevas moléculas de medicamentos antes de las pruebas con animales y ensayos clínicos en humanos. Había mucho trabajo de rutina en el laboratorio y rápidamente me di cuenta de que no me gustaba, pero todavía amaba la ciencia. Quería una carrera en la que pudiera pasar más tiempo pensando e interactuando con los demás, y menos tiempo sentado en un laboratorio. Me fui después de unos tres años.

Mi siguiente trabajo fue en GOJO Industries en Akron, Ohio. Originalmente fui contratado como científico de microbiología (otro trabajo de laboratorio), y después de unos meses, hice el cambio a mi puesto actual de científico clínico senior. Trabajo principalmente con antimicrobianos como Purell. Soy responsable de coordinar nuestras pruebas clínicas para América del Norte y del Sur. Llevo aquí seis años y medio.

Amo mi trabajo porque tengo mucha libertad. Trabajo una semana laboral de cuatro días, lo que me da mucho tiempo para pasar con mi hijo. Cada día está lleno de nuevos productos que deben desarrollarse, nuevos estudios que deben realizarse, nuevas afirmaciones que necesitan sustento. Nunca tengo un día típico.